HOMENAJE A JUAN JOSÉ LINARI

31/10/21

Acto homenaje a J.J. Linari

 

La ceremonia contó con la adhesión de las entidades madres y una decena de sociedades rurales de la zona. Linari se desempeñó como presidente de la Sociedad Rural en el período 1994-2000; bajo su presidencia se construyó el edificio de la Casa de Campo. Anteriormente fue delegado ante CARBAP (1982). Más allá de los cargos, se valoró su trabajo en la Sociedad Rural, su vocación por el desarrollo de la producción lechera y labor de asesoramiento a CRA y CARBAP. Fue funcionario de Lechería en la provincia de Buenos Aires y en el ministerio de Agricultura de la Nación; y secretario de la Fundación para la Promoción y el Desarrollo de la Cadena Láctea Argentina. “Su actitud enaltece y exalta valores humanos y técnicos profesionales”. Y destacaron que Linari fue un hombre de fe, “a quien conocimos y acompañamos”.

El intendente Daniel Cappelletti, junto al presidente honorario de la Sociedad Rural, Francisco Caram; el presidente, Tomas Bohner; e integrantes de la familia Linari, efectuaron el descubrimiento de una placa en el frente del edificio. Luego, el padre Juan María Menchacabaso realizó la bendición, responso y oración a María Auxiliadora, protectora del agro argentino, imagen que presidió el acto. Hicieron uso de la palabra: Adriana Cosentino, esposa de Juan Linari; Tomas Bohner; Mariano Williams (CARBAP); y el intendente Daniel Cappelletti.

En el acto se dio lectura a un breve escrito de Linari (2015), refiriéndose a la Rural: “Durante más de 30 años he pertenecido a la comisión directiva de esta casa, he constatado una y otra vez hasta qué punto una institución nace, crece y se hace grande en virtud de la calidad humana de las personas que la han integrado y conducido desde sus orígenes.

A lo largo de todo este tiempo han sido innumerables los testimonios de generosidad, responsabilidad y entrega personal que nos han legado los dirigentes de la Sociedad Rural.

Sería injusto nombrar a algunos y omitir a otros, pero aun así no puedo dejar de destacar el ejemplo, hombría de bien y rectitud de los dos presidentes, bajo cuya autoridad me tocó trabajar antes de acceder a la conducción de la institución: Raúl Pini y Francisco Caram, dos caballeros. La sola mención de sus nombres me exime de mayores comentarios, ellos han sido para mí un espejo donde mirarse, un ejemplo a seguir, dirigentes de fuste en momentos difíciles y amigos entrañables. No quiero omitir tampoco el recuerdo de la persona de quien fuera durante tantos años nuestro gerente, el inolvidable ‘Yeye’ Garaygorta, colaborador, consejero y amigo cuya ausencia se extraña”.

El escrito de “Juanito” terminaba enunciando: “esta institución sigue estando en las mejores manos (…) en ellos está el futuro de la entidad, y merecen todo el apoyo (…) la participación de los jóvenes nos permite ser optimistas con respecto al futuro de la dirigencia agropecuaria. El campo argentino necesita dirigentes formados y comprometidos. Es preciso entender que nadie hará por nosotros, lo que no seamos capaces de hacer por nosotros mismos”.

“Las instituciones se forjan a partir de dirigentes con ideas claras, gran espíritu de colaboración y visión de futuro. Sentir a la entidad como la casa que nos cobija a todos, fomenta la cordialidad, que debe privilegiarse en estos ámbitos”, fueron las palabras de apertura del acto. Se destacó la figura de Juan José Linari, “en agradecimiento por sus actos y servicios a la institución.

 

2022-01-13T15:30:01+00:00